Etapa 7 – Resumen de la etapa – (Iquique > Uyuni)

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/dakar/rally-dakar-2015-descanso-motos-100115-2200-169/2948478/

 

 

«Etapa difícil»

«Etapa difícil, ¿eh? No ha sido fácil navegar. Complicada, pero bueno. Tenemos que trabajar en el auto ahora y volver a Chile para que el equipo pueda ponerse manos a la obra. Hemos mejorado, pero tenemos que buscar no cometer errores. Creo que vamos a llegar y el año que viene estaremos ahí peleando».

«Me dolía la cabeza lo que no está escrito»

«No ha sido que la etapa fuera difícil, ha sido la altitud. ¡He tenido que parar tres veces a vomitar! Y me dolía la cabeza lo que no está escrito, cada vez que pillábamos un bache. He perdido un poco de tiempo, pero tampoco es problema. Necesitamos apretar los dientes. El coche está en perfecto estado y solo le vamos a cambiar los neumáticos, hacerle algunos controles y ya a descansar, pero antes voy a pasarme por el servicio médico a que me ausculten».

Evo Morales: «La carrera podrá atravesar el Salar de Uyuni»

«Gracias a todos y a todas, que representáis a la prensa nacional e internacional. Gracias también a la ASO, los organizadores. Por último, gracias a Juan Carlos «el Chavo» Salvatierra, que a pesar de no competir, encarna la competición como nadie. Tenemos la suerte de contar con él aquí en Uyuni. Un dato importante es que la carrera podrá pasar mañana por el Salar. Yo mismo lo he atravesado sin dificultades. Iba en helicóptero, pero hemos visto claramente que no había agua».

«Puede pasar de todo»

«A mí también me duele la cabeza, no ha sido nada fácil adaptarse a la altitud. Además, la etapa era un poco complicada y hacía falta estar concentrado. Hemos conseguido atrapar a Nasser después de 150 kilómetros más o menos, y después ha cometido un error y lo hemos adelantado. Entonces, hemos abierto la carrera y nos hemos equivocado tres o cuatro veces, pero siempre hemos corregido el rumbo antes de que nos rebasara. Todo bien y hemos borrado de un plumazo los 3 minutos de ventaja de Nasser. Puede pasar de todo. Queda mucha ruta, lo que incluye etapas dificilísimas después de la jornada de descanso. Cuanto más nos acerquemos a Nasser, más presión para él».

«No he hecho 10.000 km por diversión»

«Tenemos suerte de estar aquí. No quería riesgos, pero hemos tenido una pequeña emergencia cuando el filtro ha perdido un poco de agua, que ha empezado a hacer un ruido raro. Nos ha pasado después de cien kilómetros, más o menos. Después, el filtro se ha secado y hemos podido seguir atacando. No hay problema, mi copiloto es un mecánico excelente y lo va a dejar como nuevo. Sigo ahí en la pugna. No he hecho 10.000 kilómetros desde mi país por pura diversión».

«Ya podemos competir con los Mini»

«Ha ido bien la etapa. Tampoco hemos atacado mucho. La navegación ha sido bastante difícil, pero hemos trabajado codo con codo para encontrar el camino correcto. Al final, hemos hecho un tiempo genial. No hemos tenido problemas con la altitud, ni el coche ni nosotros mismos. Creo que ahora ya podemos competir con los Mini. Sé que queda mucho camino hasta la meta, pero estamos en buena posición y espero que podamos mantenerla. Solamente tenemos un problema con el gato hidráulico, que no funciona muy bien, pero tampoco es para tanto. El problema vendría si tuviésemos una etapa de dunas, pero mañana no hay».

Al verse alejado de la pugna por la general, Orlando Terranova se ha permitido el lujo de atacar al máximo entre Iquique y Uyuni hasta embolsarse su tercera victoria de etapa. Por su parte, Giniel de Villiers araña tres minutos a Nasser Al-Attiyah y aumenta la presión sobre el catarí. [para saber más]
  • Coche/Camion - Resumen de la etapa

Al verse alejado de la pugna por la general, Orlando Terranova se ha permitido el lujo de atacar al máximo entre Iquique y Uyuni hasta embolsarse su tercera victoria de etapa. Por su parte, Giniel de Villiers araña tres minutos a Nasser Al-Attiyah y aumenta la presión sobre el catarí.

Orlando Terranova maldecirá para siempre la cuarta etapa del Dakar de 2015, en la que quedó fuera de la lucha por la general a pesar de haber marcado un ritmo frenético con el que podría haberse alzado perfectamente con la victoria en Buenos Aires. La victoria de hoy, la tercera ya tras seis etapas de competición, ha borrado de un plumazo cualquier género de duda acerca de la velocidad del piloto de Mini en su llegada a Uyuni. Cabe decir que el principal aspirante, Yazeed Al-Rajhi, tenía bastante con defender su tercera posición de la general. Tras ser segundo a 2’20» del vencedor, el saudí ha cumplido con creces su cometido e incluso ha logrado arañarle segundos al líder de la general. Lo mismo puede decirse de Bernhard ten Brinke y Krzysztof Hołowczyc, quienes, en una batalla sin cuartel por la 4ª posición de la clasificación provisional, han ofrecido un auténtico recital y han entrado a menos de tres minutos del ganador de la etapa.

A 6’50», Giniel de Villiers también puede sentirse orgulloso de la jornada de hoy. El sudafricano ha logrado pulverizar los tres minutos que lo separaban de Nasser Al-Attiyah. Las cuentas le han salido perfectas a De Villiers, que de esta manera impide que el piloto de Mini se relaje; por su parte, el catarí confesaba en la meta que el mal de altura le había jugado una mala pasada y que se había visto obligado a detenerse en varias ocasiones a lo largo de la especial. Muy rápido desde el principio, Stéphane Peterhansel acaba la etapa en un decepcionante 8º puesto, a diez minutos del vencedor y cinco segundos por delante de Robby Gordon.

En camiones, Aleš Loprais ha rubricado su mejor actuación desde el comienzo del rally y ha dominado con mano firme la séptima etapa, con una ventaja de más de cinco minutos sobre Gerard de Rooy al volante de su Man. Esta proeza le ha valido remontar hasta el cuarto escalón de la clasificación general, en la que los contratiempos sufridos por Eduard Nikolaev han hecho estragos. Su compañero de equipo en Kamaz, Airat Mardeev, sexto en Iquique, ha aprovechado la situación para hacerse con las riendas del rally.A

 

Deja un comentario