Despoblados de Almansa

Hoy parada obligada en alguna de nuestras rutas, Almansa se concibió en los años 50 como una zona de experimentación para implantar las más modernas técnicas agrícolas fruto del denominada Plan Badajoz. Con un emplazamiento especial en el que se divisaban todas las tierras de alrededor, se comenzó a construir un pueblo. Pero este desarrollo no terminó de cuajar en Almansa y su desaparición fue un proceso lento que se produjo durante diez o quince años. A principios de los setenta ya no había habitantes en el pueblo. Junto a todos los protagonistas de aquellos años compondremos un retrato de una época dorada en el desarrollo de las zonas rurales de nuestra región, de posibles proyectos para el futuro y conoceremos una zona de Extremadura en la que, a día de hoy, solo existe un recuerdo arquitectónico de lo que fueron.

http://52 Minutos: Despoblados de Almansa (25/09/2015)

52 Minutos: Despoblados de Almansa (25/09/2015)52 Minutos: Despoblados de Almansa (25/09/2015)

LA BERREA DEL CIERVO EN EXTREMADURA

La berrea del ciervo en Extremadura

Las primeras lluvias después del verano despiertan el instinto reproductivo de los ciervos. Los machos adultos emiten unos sonidos guturales característicos, conocidos como la berrea, con la intención de atraer a las hembras y demostrar su fortaleza y superioridad con respecto a los demás ciervos. Los grandes machos suelen luchar entre sí con las cuernas, en una especie de ritual no sangriento. Los vencedores, los ejemplares más fuertes, serán los que se apareen con un mayor número de hembras.

 

La berrea del ciervo en Extremadura
Berrea del ciervo

Desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre  tiene lugar lo que se conoce como lance de la berrea del ciervo.

Los ciervos machos adultos presentan a finales de verano su máximo esplendor. Están fuertes  y sus cuernas, que han estado creciendo desde la primavera, presentan  su tamaño definitivo y el color marrón característico. Las ciervas por su parte están preparadas para concebir.

Cuando llegan las primeras lluvias después de la época estival, comienza a cambiar el tiempo y los días se hacen más cortos, comienzan a escucharse los primeros berridos en las dehesas y en los claros de los bosques.

Los machos también comienzan a marcar su territorio y empiezan las luchas entre los ciervos más fuertes.

El violento choque de las cornamentas y los sonidos de la berrea ofrecen un espectáculo natural que vale la pena vivir en directo.

El ritual de apareamiento de los gamos, conocido como la ronca por el sonido más grave que emiten estos animales, es similar al de los ciervos. Comienza un poco más tarde que la berrea y se prolonga a lo largo del mes de octubre.Con un poco de suerte se pueden contemplar a la vez el lance de la berrea y la ronca.

Finalmente, tras días de luchas agotadoras, los machos vencedores son los que atraerán a un mayor número de hembras que formarán parte de su harén y comienza el proceso de apareamiento.

Ocho meses más tarde, durante el mes de mayo, nacerán los cervatillos (jabatos), que acompañarán a sus madres hasta el siguiente parto.

La berrea del ciervo en Extremadura

 

En Extremadura hay muchos lugares en los que se puede contemplar la berrea:

– En la Sierra de San Pedro, en la parte occidental de Extremadura, en el límite entre las provincias de Cáceres y Badajoz:  Aliseda, San Vicente de Alcántara, Valencia de Alcántara, Alburquerque, Puebla de Obando..  En la zona del Castillo de Azagala, junto a Alburquerque, se pueden ver cerca del embalse.

– En el Parque Nacional de Monfragüe, que cuenta con una población estimada de entre 14.000 y 15.000 ejemplares. Y más al norte hacia la comarca del Valle del Jerte.

– En la reserva del Cíjara y el valle de Guadalupe, en la parte oriental de Extremadura: Guadalupe, Cañamero, Valdecaballeros, Herrera del Duque, Helechosa de los Montes, valle del Guadarranque, Alía, Calera..

El conocido como Mirador de la Berrea, al que se puede acceder desde Herrera del Duque o Helechosa de los Montes, es un lugar ideal para observar la belleza de entorno natural y disfrutar de la berrea.

– En la comarca de las Hurdes, norte de Cáceres.

– En la comarca de Tentudía, sur de Badajoz.

Normalmente la mejor hora  del día para contemplar la berrea es a última hora de la tarde y ya entrada la noche, que es cuando los ciervos salen a los calveros de los montes y las zonas más abiertas. Los días nublados y de lluvía también son propicios.

También hay que tener en cuenta que muchas de las fincas en las que habitan los ciervos son de propiedad privada. Es conveniente solicitar información en los ayuntamientos de la zona o las oficinas de turismo, para saber qué zonas son las más adecuadas, si hay miradores otorres de observación, qué ruta deberemos seguir..

Hay empresas especializadas que ofrecen servicios de guía y organizan salidas para la observación de la berrea. Puede ser una opción más que interesante si no disponemos de mucho tiempo y queremos ir sobre seguro.